6 ICÓNICAS MÁQUINAS RECREATIVAS QUE NOS DEJARON SIN UN DURO

Comparte con
otros Canallas

En plena Segunda Guerra Mundial, conduciendo por las frenéticas carreteras de San Francisco o practicando artes marciales en algún punto de China. Seguro que has estado en todos estos lugares. Y es que las máquinas recreativas de los 80 y los 90 conseguían transportarnos a sitios inimaginables. ¿Te apetece que te ayudemos a desbloquear algunos de tus mejores recuerdos como jugador? PRESS START!

Los salones recreativos de los años 80 y 90

Los años 80 y 90 nos dejaron muchas cosas emblemáticas para enmarcar en la historia. Entre ellas, seguro que recuerdas con cariño los salones recreativos. Los centros neurálgicos de nuestra infancia en los que, junto con nuestros amigos, también amantes de los videojuegos, pasábamos la tarde alimentando las máquinas a base de 25 pesetas o 5 duros a cambio de momentos para el recuerdo. La verdad es que nos hemos puesto nostálgicos y por eso te traemos los que, para nosotros, son los juegos de Arcade con los que más disfrutamos de pequeños.

1. Tetris (1985)

Empezamos con un clásico que, para muchos, es el mejor juego de la historia. Pura diversión basada en piezas con formas cuadradas que caían del cielo y que el jugador debía colocar de manera que encajaran entre sí para formar líneas completas y así dejar paso a las infinitas piezas que seguían acumulándose en pantalla. Una mecánica sencilla que se convirtió en todo un hito y que nos tuvo enganchados horas y horas frente a la pantalla. ¿Qué más se puede decir?

2. Pang (1989)

¿Quién no ha disfrutado nunca de este memorable juego? Se trata de unos de los más adictivos y que seguro fue uno de los culpables de que, literalmente, nos quedáramos sin un duro en los bolsillos. La mecánica era un auténtico desafío: controlar a dos niños armados con un arpón centrados en reventar un montón de burbujas que botaban de forma muy loca por la pantalla. La dificultad estaba en el hecho de que cada vez que explotabas una de ellas, se multiplicaba haciendo que el nivel quedara lleno de pequeñas burbujas sobre las que apuntar hasta hacerlas desaparecer. ¡Una locura!

3. Pacman (1980)

El juego en España mejor conocido como comecocos es, sin duda, la máquina Arcade por excelencia. Con ella, nos transformábamos en una bolita amarilla que intentaba comerse todas las migas de pan en un laberinto por el que nos perseguían 4 fantasmas de colores que amenazaban con el Game Over.
¿Sabes que existían hasta 255 niveles? Ni todo el tiempo ni las pesetas del mundo nos hubiesen hecho llegar a este ese punto y es que, superadas las primeras pantallas, el ritmo era frenético y la huida de los entrañables fantasmas coloridos se hacía imposible. Otro clásico inolvidable para la colección.

4. Crazy Taxi (1999)

Aquellos que os mantuvisteis fieles a vosotros mismos y seguisteis visitando las recreativas hasta bien entrado el nuevo milenio seguro que recordareis las legendarias carreras a toda pastilla por las calles de San Francisco. La premisa podía parecer sencilla: meterse en la piel de un excéntrico taxista para llevar a personas necesitadas de un medio de transporte. Aún así, el estilo de conducción y las calles sin ley de la ciudad no ponían las cosas tan fáciles. Pero seamos realistas. En realidad, lo mejor del juego no era ganar, sino desatar el caos en San Francisco.

5. 1942 (1984)

Y de San Francisco retrocedemos en el tiempo para pisar suelo japonés en plena Segunda Guerra Mundial, concretamente en la famosa Guerra del Pacífico. ¿El objetivo? Destruir toda la flota aérea nipona conduciendo una avioneta cargada hasta arriba de misiles. El juego en sí no aportaba nada nuevo, ya que estaba inspirado en los clásicos juegos de matar marcianos. Aún así, esta versión de la mecánica fue una de los que nos tuvo más horas con la mano en el joystick de las recreativas.

6. Mortal Kombat (1992)

Este juego de lucha y artes marciales fue uno de los más exitosos de la época debido a sus novedosos gráficos, que emulaban a la perfección los movimientos de los humanos por primera vez. Su realismo y su fantástica ambientación engancharon a jugadores de todo el mundo a dar patadas y puñetazos digitales sin parar. Todo un icono que marcó el futuro de todos los videojuegos de lucha que estaban por venir.

¿Echáis de menos algún otro juego que marcara vuestra infancia? Podéis dejarnos vuestro comentario en nuestro último post de Instagram, que os dejamos más abajo.

Logo-Canallas_blog-150x150

Autor
CANALLAS

El equipo de Canallas tenemos mucho que contaros y nuestra misión es empujaros a vivir la vida a tope. ¡No os dejaremos indiferentes!

#CanallaSeNace #VivirAlMáximo

Logo-Canallas_blog-150x150

Autor
CANALLAS

El equipo de Canallas tenemos mucho que contaros y nuestra misión es empujaros a vivir la vida a tope. ¡No os dejaremos indiferentes!

#CanallaSeNace #VivirAlMáximo



SEGUIR LEYENDO..