DIME QUÉ REGALAS A TU AMIGO INVISIBLE Y TE DIRÉ CÓMO ERES

Comparte con
otros Canallas

Arrancamos diciembre, uno de los meses más especiales del año. Y no, no lo digo por la paga extra (los autónomos no gastamos de eso, ejem, ejem), sino por las comilonas y las salidas prenavideñas. Ayyynsss, lo que me gusta a mí una fiesta…  Y si se organiza un amigo invisible ya ni te cuento. Sí, lo reconozco, pertenezco a esa especie de bichos raros a los que les gusta esto de hacer regalos sorpresa. No sabéis lo bien que me lo paso buscando un detalle original para quien sea que me toque en “la repartición”. Ya sé lo que estáis pensando: “¿Y si te toca alguien con quien no te llevas del todo bien?”. ¡Pues mejor que mejor! Menudo puntazo. Me parece todo un privilegio; es una oportunidad de oro para hacerle alguna putadilla divertida delante del resto. Total, no tiene por qué enterarse nunca de que has sido tú. Basta con negarlo con convencimiento para sembrar la duda y que el misterio te acompañe durante toda la vida. Este año estoy deseando descubrir a quién me toca regalar en la cena familiar. Cruzo los dedos para ver si me toca el “cuñadísimo”. Que se vaya preparando, se va a cagarrrrr (jajajajaja).

Tipos básicos de amigo invisible

Lo sé, soy una amiga invisible un poco cabrona, pero a estas alturas no veo muchas posibilidades de mejorar; la cosa solo puede ir a peor. Con deciros que no terminan de convencerme las apps para hacer la selección, os lo digo todo. Que conste que soy muy pro-tecnología, pero prefiero los papelitos de toda la vida para no dejar rastro. Consejito del día: cuidadín con dejar huella digital; con las apps te pillan seguro…

El caso es que estoy convencida de que no soy la única que aprovecha esta ocasión para hacer alguna trastada y buscar regalos económicos y originales para el amigo invisible. De eso se trata, ¿no te parece?

Esther G. Valero

Vamos a dejar de hablar de mí… Y tú… ¿Qué tipo de amigo invisible eres? Shhhhhh. No hace falta que contestes ahora. Piénsalo despacio. Tengo casi una tesis doctoral al respecto (ya os he dicho que me encanta, jejejeje), así que voy a describir a mis perfiles favoritos para ver si te sientes identificado con alguno de ellos. Es posible que no te veas reflejado en ningún patrón. Aún así, te recomiendo que sigas leyendo; quizás encuentres algunos consejos para amigos invisibles y te lleves algunas ideas diabólicas y divertidas para tus próximos compromisos “invisibles”.

El amigo invisible detallista

En este grupo encontramos al que siempre lo borda. Se lo curra un montón y siempre da con los mejores regalos para amigo invisible. Hace una investigación minucioso de la persona, averigua cuáles son sus aficiones, sus marcas favoritas, sus inquietudes… Es todo un detective privado que siempre consigue dar en el clavo.  Generalmente todos sabemos de quién se trata y, curiosamente, queremos tocarle (en el papelito, claro…) porque sabemos que va a acertar seguro.

El amigo invisible tacaño

Con este pasa todo lo contrario. Nadie queremos “tocarle” ni en pintura. Siempre se le suele descubrir en la entrega de regalos, pues su paquete suele ser el más cutre de la velada. Si pones un tope de 10 euros, se las ingenia para encontrar algo por 5. Una rata de cloaca…

El amigo invisible graciosillo

Quizás estés pensando que este perfil es similar al mío, pero te equivocas. Yo soy un poco más “cabrona”, estos solo buscan desencadenar un momento divertido, pero sin meter el dedo en la yaga. Los artículos de broma son su debilidad, aunque también cabe la posibilidad de que se deje caer por un Sex Shop. Si te toca este, tienes bastantes papeletas de que te caiga un Satisfyer, qué buena vibra, oye…

El amigo invisible “last minute”

Ya sea por despiste o por dejadez, este tipo de amigos invisibles terminan comprando el regalo a última hora. Qué ocurre, que al final suelen acabar visitando un bazar chino o una máquina expendedora para dar con algo que le ayude a salir del aprieto. Vamos, que más que un amigo invisible, es un amigo inservible. Y, claro, a ver qué cara pones tú cuando abres el regalito…

El amigo invisible práctico

¿Cuántos calcetines, guantes o ropa interior te han regalado por estas fechas? Es el regalo favorito de los más pragmáticos. A nadie le suele entusiasmar abrir estos paquetes, pero tienen la gran ventaja de que siempre terminas dándoles uso. Algo bueno tenía que tener.

El amigo invisible DIY

No es por nada, pero cuánto daño está haciendo la moda del Do It Yourself en esto de los regalos. A ver, alma de cántaro, está muy bien que hagas un regalito a mano si eres el presentador de Bricomanía, pero a estas alturas de la vida los que tenemos hijos, sobrinos o ahijados de algún tipo, ya tenemos el collar de macarrones, el cenicero de barro con la huella del niño, el marco de fotos con papel craft… Deja las manualidades para otra ocasión y ráscate un poquito el bolsillo, ¡por favor!

En fin, después de dedicar estas líneas al tema, voy a ponerme a maquinar con qué voy a sorprender este año a mi amigo invisible, no vaya a ser que me pille el toro…

esther-valero-redondo-150px

Autora
ESTHER G. VALERO

Periodista vocacional con bastante facilidad para enrollarme. No hay media maratón que se me resista y nunca digo que no a un plan con amig@s o una buena copa de vino. Canalla a mucha honra, escribiendo sin filtros. (+ info)

#MeVaLaMarcha #Irónica

esther-valero-redondo (1)

Autora
ESTHER G. VALERO

Periodista vocacional con bastante facilidad para enrollarme. No hay media maratón que se me resista y nunca digo que no a un plan con amig@s o una buena copa de vino. Canalla a mucha honra, escribiendo sin filtros. (+ info)

#MeVaLaMarcha #Irónica



SEGUIR LEYENDO..