JUEGOS DE MESA QUE NUNCA FALLAN

Comparte con
otros Canallas

¿Una partidita de Cluedo? ¿Un Rummikub? No sé a ti, pero estén los días fríos, lluviosos o no, a nosotros nos encanta hacer de vez en cuando una noche de juegos de mesa en casa con la familia o con amigos. Es un planazo, aunque bueno… alguno que otro siempre acaba picado o haciendo trampas. Seas el tipo de canalla que seas jugando, seguro que existe un juego que es ideal para ti.

Hay cosas que solo pueden vivirse encima de un tablero: llevar a cabo investigaciones policiales en mansiones llenas de sospechosos; gestionar propiedades inmobiliarias valoradas en cientos de euros; o invadir países de alrededor del mundo de la mano de un potente ejército. Y es que los juegos de mesa nos llevan transportando a lugares inimaginables desde que éramos pequeños.

Ahora que una pandemia no está obligando a pasar más tiempo sin salir de casa, esta forma de entretenimiento está viviendo su particular resurrección. ¿Lo mejor? Que los juegos de moda siguen siendo los de toda la vida. Entonces, ¿por qué sucumbir a la nostalgia y, lo que es peor, al aburrimiento? Nosotros hemos aprovechado la inmejorable ocasión para buscar por casa y quitar el polvo de algunos de nuestros tableros favoritos. ¡Es nuestro turno! Y te proponemos nuestro particular juego: dinos qué tipo de canalla eres y te diremos cuál es tu juego de mesa ideal.

MONOPOLY: Para los canallas más ambiciosos.

El mítico juego de compra-venta de propiedades multimillonarias que hizo creer agente inmobiliario a más de un niño y seguramente fue una de las causas de la crisis económica de 2008.

La idea de comer sin usar la vista surgió hace unos años en Suiza. Concretamente en un restaurante que aún hoy en día puedes visitar (el denominado Blindekuh, que en nuestro idioma viene a significar “Vaca ciega”). La propuesta tuvo tanto éxito que se ha ido extendiendo por todo el mundo. En este artículo te presentamos las mejores propuestas que se han inaugurado en nuestro país.

RISK: Para los canallas más peleones.

Por si no habíamos tenido suficientes guerras mundiales en la historia, en 1958 se empezó a comercializar este juego en el que invadir países no estaba tan mal visto.

TRIVIAL PURSUIT: Para los canallas más culturetas.

La persona que redactaba las preguntas de este famoso juego de mesa de verdad pensaba que todos somos Einstein. Y es que ganar este juego era tan complicado que conseguirlo te daba cierto estatus.

CLUEDO: Para los canallas más curiosos.

El juego que hacía realidad una de las fantasías de todo el mundo: meterse en la piel de un detective para pillar a un malvado asesino que, además, tenía mucha imaginación. Y es visto lo visto, cualquier arma o lugar era bueno para cometer un crimen, ¿verdad?

SCATTERGORIES: Para los canallas con más don de palabra.

Ni la RAE tiene tanta riqueza de vocabulario como nosotros jugando a este juego. Da igual la letra que apareciera en ese deforme dado ya que teníamos recursos desternillantes para dar y regalar.

LA HERENCIA DE LA TÍA ÁGATA: Para los canallas más peligrosos.

Uno de los juegos de mesa más injustamente olvidados que permitía sacar lo peor de nosotros. Y es que para quedarte con una jugosa herencia, debías matar (literalmente) a los demás candidatos a obtenerla tirándolos por la escaleras o quemándolos en la chimenea. Un poco fuerte.

TWISTER: Para los canallas más en forma.

Es increíble como un simple mantel con unos cuantos topos de colores daba para tanta postura imposible. Y es que para no caer eliminado, uno tenía que sudar siempre la gota gorda.

¿QUIÉN ES QUIÉN?: Para los canallas más tímidos.

Muchas veces no hace falta un puñado de amigos para pasarlo bien. Y es que este juego para dos es todo un clásico con el que nos podíamos pasar horas enteras descartando gente. Como en Tinder.

TRAGABOLAS: Para los canallas más perseverantes.

El juego que más odiaban nuestros padres por lo cargante que podía llegar a ser. Y es que pulsar sin ton ni son una palanca para que un hipopótamo rosa se comiera las máximas bolas posibles no era precisamente algo agradable de presenciar, aunque sí muy entretenido.

TABÚ: Para los canallas más ingeniosos.

Si a uno ya le puede costar explicarse de por sí, imagínate si estás obligado a evitar ciertas palabras. Todo un quebradero de cabeza para aquellos más habladores.

¿Nos hemos olvidado algún mítico? ¿Te has animado a jugar al juego que mejor encaja contigo, canalla?
Puedes contárnoslo en el último post de nuestra cuenta de Instagram o Facebook.

Logo-Canallas_blog-150x150

Autor
CANALLAS

El equipo de Canallas tenemos mucho que contaros y nuestra misión es empujaros a vivir la vida a tope. ¡No os dejaremos indiferentes!

#CanallaSeNace #VivirAlMáximo

Logo-Canallas_blog-150x150

Autor
CANALLAS

El equipo de Canallas tenemos mucho que contaros y nuestra misión es empujaros a vivir la vida a tope. ¡No os dejaremos indiferentes!

#CanallaSeNace #VivirAlMáximo



SEGUIR LEYENDO..